An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy363
mod_vvisit_counterAyer910
mod_vvisit_counterSemanal2755
mod_vvisit_counterMensual22724
mod_vvisit_counterTodos1633032

DESDE MI BALCON NATALINO: LAS PENURIAS DEL DESALOJO

Escribe: Ramón Arriagada    En todo el país el gobierno de Sebastián Piñera ha debido enfrentar una muy seria dificultad.  La demora en nominar a las autoridades de la  confianza  política absoluta del nuevo bloque gobernante, era un factor no considerado en la bitácora del desalojo.  Todos pensaban que  pasado el triunfalismo de haber desbancado a  la Concertación del poder,  muchos estarían dispuestos a apoyar sin restricciones las nuevas tareas del  poder.    Hoy  los piñeristas más cercanos, aquellos que dejaron  por un tiempo de mirar sus estanterías y sus contabilidades  para echar abajo el envejecido árbol concertacionista,  se esconden tras sus escritorios, o bien, miran como perro que botó la ola, quieren pasar desapercibidos. Como nadie canta por amor, por ningún motivo desearían dejar la empresa privada  y convertirse en  ejemplares servidores públicos. Bien dicen que  la política tiene más vueltas que un tornillo.  Aquellos que por muchos años abominaron del Estado hoy deben hacerse cargo de él.  Con vehemencia  convencieron desde cargos de relevancia, en tiempos de Pinochet,   había que jibarizar el  aparato estatal,  todo debía ser privatizado.  Demonizaron  la estructura y hoy se les  aparece como un fantasma.  Se fueron a estudiar  “enviéis” y diplomados para ser ricos de una generación.  La maquinaria estatal se la dejaron a la  emergente clase media concertacionista con los resguardos correspondientes, con la  amenaza permanente de  no pasarse de la raya y respetar el modelo.  En el recuento,  Andrés Allamand en su libro “El Desalojo”, se da el lujo de clasificar a los presidentes de las dos décadas  concertacionistas entre autocomplacientes y auto flagelantes.    Nuestro excelente periodista Claudio Fariña, ha presentado un trabajo sobre Sebastián Piñera en el canal nacional, Juan Pablo Díaz el amigo más cercano al nuevo Presidente ha confesado en la entrevista  ¡Sebastián nunca ha sido de Derecha, ni gobernará para la Derecha!  Otro personaje se aventuró a decir “Piñera es un democratacristiano, en préstamos a la Derecha, para que alguna vez tengan un Presidente de la República”.  Presunciones  que  en el tiempo pueden ser realidades, mientras  “los más inteligentes, los más destacados, los más capaces”, no se decidan a  dejar de mirar sus estados financieros, inventarios y escaparates, para entregarse a los brazos del  desprestigiado aparato estatal.