An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy988
mod_vvisit_counterAyer1156
mod_vvisit_counterSemanal2144
mod_vvisit_counterMensual25704
mod_vvisit_counterTodos1606683

DESDE MI BALCON NATALINO:URGENTE : SE NECESITAN TRABAJADORES DE VERANO

Escribe: Ramón Arriagada

La noticia del viernes  pasado del diario santiaguino “Las Ultimas Noticias” no ha tenido la repercusión que esperaba de  nuestra comunidad.  En una portada espectacular anunciaba el diario a sus lectores,  que en  el Parque  Nacional Torres del Paine,  se necesitaba personal en los hoteles instalados en el área.  Había ocupaciones para mucamas, barman, recepcionistas y garzones. Se ofrecía a los postulantes turnos de 12 días, con “gastos pagos” de alojamientos y alimentación, y lo mejor, propinas  a nivel de un destino top.

Uno de los  “enganchadores” manifestaba al diario  su deseo de entusiasmar a jóvenes capitalinos por lo trabajos, porque en la Patagonia era difícil encontrar personal, debido al crecimiento explosivo de establecimientos turísticos.  Y pensar que cuando se desencadenó la actividad turística en Ultima Esperanza- hace diez años- todos celebraban el futuro asegurado para las nuevas generaciones en esta bendita industria sin chimeneas.

¿ Daremos por aceptado que se ha cumplido un ciclo y que el turismo ha provocado empleo pleno en Puerto Natales?. Tal vez esta interrogante deje conforme a más de alguna autoridad y se pavonee expresando ¡Misión cumplida!.

Pero hay cifras que nos echan al agua. Puerto Natales no crece en población, desde hace treinta años; período que coincide con nuestro boom turístico.  Nuestros jóvenes pese a las “expectativas económicas” siguen emigrando hacia Argentina  y otros destinos.  En la UMAG local, pese a existir una carrera que prepara profesionalmente para la actividad turística,  tiene cada vez menos alumnos y por tanto egresados.  Los que egresan de la especialidad de turismo del Liceo Politécnico, prefieren  ser madres jóvenes,  trabajar en las pisciculturas o la construcción.

Hay una realidad dura. Nuestro turismo tiene una estacionalidad que atenta contra muchas voluntades. Nuestra conectividad nos condena y  va a seguir postergando nuestro despegue.  No hemos sido capaces de elegir autoridades y parlamentarios con visión de futuro;  mientras sigamos teniendo una cancha de aterrizaje y no un aeropuerto, nuestra  inferioridad económica nos hará conformarnos  con  el chorreo puntarenense.

 

Queda por preguntarse si la llegada de estos nuevos contingentes, en verano, muchos de ellos improvisados en sus oficios, ¿ Aseguran mejorar los servicios turísticos?.  O habrá llegado la hora que los empresarios, conviertan sus establecimientos,  en formadores permanentes de personal estable y  eficiente.