An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy246
mod_vvisit_counterAyer1196
mod_vvisit_counterSemanal9787
mod_vvisit_counterMensual22191
mod_vvisit_counterTodos1896529

DESDE MI BALCON NATALINO: UNA ISLA LLAMADA ÚLTIMA ESPERANZA

Escribe: Ramón Arriagada

No se ha sabido en qué momento Navimag informó a las autoridades responsables del transporte en Magallanes,  que definitivamente se llevaba  el barco “Evangelista” a la ruta marítima Puerto Montt a Chacabuco. ¡No hay que ser negativo!. Nos dice el Gobernador, después de una reunión con un ejecutivo de la naviera.

No logro tragarme la explicación del solícito personero naviero.  Él,  que interrumpió su día feriado, el jueves pasado, para venir a entregarnos información sobre su empresa, aseguró  que el añorado “Evangelista” no estaba para largas navegaciones. Sus cuadernas  y estructuras probadas en mares turbulentos  ya no resistían los retos del  Golfo de Penas. Justificación muy piadosa para una comunidad que siente como parte del paisaje  la llegada semanal del barco.

 

Si hay algo valorable en la forma como se están  manifestando  los colectivos sociales es la resistencia a perder logros alcanzados.  Por eso los natalinos sentimos la pérdida  de  la llegada de un barco con hartos pasajeros; viajeros ausentes que no ocuparán en gran parte de la temporada alta,  los  albergues  receptivos y afables  de  esforzados emprendedores.

Sumemos además que por los trabajos en el aeropuerto no contaremos con escalas para los vuelos de aviones comerciales, que nos hacían sentir importantes, por estar ligados por esa vía al territorio nacional.  Lamentar que por la falta de identidad de  autoridades despreocupadas, no se dio la continuidad a los planes de ampliación del aeropuerto dejados por el gobierno anterior.  Pero reconozcamos que también hubo desidia nuestra al no estar vigilantes.  Esa modorra tan natalina alimenta el centralismo de Punta Arenas.

En fin, nos hay motivos para sonreír en el Natales de hoy.  Es difícil ser positivo ante tantas noticias ingratas.  No es fácil nuestra condición de isleños. Muchos se alegraron al saber que el Censo de Población estaba mal hecho; era la posibilidad de cumplir con una aspiración contenida, que Puerto Natales superara los 20 mil habitantes. Los natalinos pujan y empujan de día y de noche,  hace treinta años por esta meta. Pero  la mala noticia es que Magallanes es la única  Región donde el Censo estuvo bien hecho, no habrá rectificaciones censales.

 

Para hacer real, aquello que vivimos en la ciudad que emprende, les propongo desde hoy comenzar a fantasear para cuando en enero llegue a nuestro muelle el barco prometido por Navimag.  Si en una de esas, le funciona el Internet,  búsquelo, se llama “Mazatlan Start”  y tiene capacidad para 100 pasajeros.