An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy570
mod_vvisit_counterAyer1503
mod_vvisit_counterSemanal570
mod_vvisit_counterMensual23139
mod_vvisit_counterTodos1860413

NEGATIVA AL AEROPUERTO: FUE UNA OFENSA NO UNA RESPUESTA

Escribe: Ramón Arriagada

Antes de escribir esta crónica en esta fría mañana natalina, pensé si sería atinado escribir aún  impactado por la decisión centralista,  de no dar las platas para la modernización  de nuestro aeropuerto.   En un programa radial del día sábado ya presumíamos que las noticias no serían  buenas.  La llamada  siempre  triunfante del Alcalde  Paredes,  no llegaba desde la capital. Significaba que los burócratas de turno nos negaban la posibilidad de romper nuestro aislamiento.

Digo de turno, porque para mí el centralismo es transversal  y está basado en la ignorancia de los gobernantes por estos lejanos territorios.  Como dirigentes gremiales también nos tocó luchar contra este mal, enquistado en Santiago y Punta Arenas en los gobiernos  de la Concertación.  Claro que los funcionarios eran más civilizados y sensibles a decir que no.  Porque la cerrada de puertas en las narices a Intendente, Gobernador y Alcalde  el fin de semana, me parece denigrante.

La negativa puede venir de funcionarios  de gobierno, que revisan hasta el fondo los cajones de sus escritorios  ante la inminente partida, pero  queda en evidencia la escasa comprensión de ciudadanos, que desde el centro del país poco o nada comprenden nuestra sobrevivencia en la Patagonia.

Porque  tenemos conciencia que llevamos sobre nuestras espaldas la responsabilidad de cuidar territorios menospreciados, irracionalmente por el poder central, es que nos sentimos acreedores  de adelantos como un aeropuerto, una eficiente  conectividad marítima y  digital.  Que no se olvide Chile entero que estamos custodiando  al país,  el 10  por ciento de su territorio;  que administrativamente   somos los  vigilantes atentos del campo de Hielo Patagónico Sur. Que durante 30 años Puerto  Natales dependió del trabajo entregado por la República Argentina en sus yacimientos carboníferos;  donde  todo fue ahorro para el Estado chileno  y su erario nacional.

Que vengan los burócratas del poder central,  a mirar como del otro lado de la frontera está la otra versión,  de lo que debiera ser la Patagonia. Hace unos días,  la Presidenta  Fernández vino a dar por iniciados los trabajos en las dos centrales hidroeléctricas en el  Rio Santa Cruz con un aporte de 4000 millones de dólares ( en lenguaje centralista  8 nuevas líneas de metro); pronto a iniciar su funcionamiento la Central termoeléctrica de Rio Turbio ( otra línea del metro en inversión).

 

Confieso que  nunca  en los últimos cuarenta años, el centralismo nos había golpeado tan fuerte con una respuesta,   como la que hoy  conocemos.  Es de una crueldad absoluta. Espero pronto llegue la reacción presidencial ante  tamaña agresión a los natalinos.  Sólo por decisión política presidencial  esta ofensa a la comunidad natalina  puede enmendarse.  Esperaremos la respuesta de Sebastián  Piñera.