An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy706
mod_vvisit_counterAyer1247
mod_vvisit_counterSemanal7048
mod_vvisit_counterMensual21509
mod_vvisit_counterTodos1823129

DESDE MI BALCON NATALINO:ATERRIZAJE FORZOSO

Escribe :Ramon Arriagada

Ayer, cuando el Intendente Claudio Radonich nos anunciaba en una reunión -que por decisión presidencial - se habían autorizado los fondos  para continuar con las obras de modernización de nuestro aeropuerto, agradecí secretamente que  haya prevalecido la cordura y además se haya sido justo con Puerto Natales.

Era  absurdo imaginar que las instalaciones de nuestro aeropuerto, quedaran impedidas de seguir avanzando,  para responder a las nuevas exigencias de la aviación.  Esta comunidad,  ha hecho tantos esfuerzos para romper con el aislamiento aéreo,  que ésta última porfía, la decisiva había que impulsarla. Ello, porque, con las modernizaciones que vendrán-ensanchamiento y prolongación de la pista- se  cumplirán y a hasta se excederán las exigencias de las nuevas aeronaves comerciales.

He visto hermosas fotos de los años cincuenta, cuando los mozalbetes natalinos, formaron el Aeroclub  de la ciudad. Dudo,  quede alguno de ellos,  para contar jornadas tan hermosas de entrega colectiva. Los fines de semana y después de los horarios de trabajo en verano,  marchaban hacia  la “cancha de aterrizaje” para volar rocas y preparar el terreno de la pista aérea. Gracias a dicho esfuerzo se concretó la llegada de aviones del tipo DC 3 a Puerto Natales.

Es que todo ha sido difícil para nuestra comunidad en cuanto a conectividad.  Recién el año 1932 pudieron los natalinos viajar por territorio chileno a Magallanes. Por años transitamos,  un camino,  la mayor de las veces poco amigable, donde en meses de invierno había que estar dispuesto a viajar hasta doce horas. Luego vendría la abominable franja única, ideada por la ingeniería pinochetista,  para acróbatas  del camino; aunque viajábamos  con el corazón en la garganta  y con las sentaderas apretadas, humildemente agradecimos por muchos años  la carretera más pintoresca y sádica del planeta.

Soy un convencido, que en materia de conectividad, si somos capaces de lograr la unión marítima entre Puerto Natales y Tortel  (extremo sur de la Carretera Austral), además de las modernizaciones de nuestro Aeropuerto, esta marcha de tercos y porfiados no la detendrá nadie.  Nuestro despegue económico será posible, independiente de los dictámenes centralistas en la Región.

Agradezcamos, entonces,  a la dadivosidad de nuestros políticos. Era impresentable en tiempos de campaña electoral  lo del aeropuerto. Quienes apuraron el tranco para decisión presidencial, sabían  que mañana, la candidata Bachelet  al   bajar del avión en Natales  traería la noticia que en un  próximo período,  su gobierno entregaría a nuestra ciudad  lo que injustamente le estaban negando.