An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy989
mod_vvisit_counterAyer1156
mod_vvisit_counterSemanal2145
mod_vvisit_counterMensual25705
mod_vvisit_counterTodos1606684

DESDE MI BALCON NATALINO: JOVEN CHILENO, ¿QUE HARÁS ESTE DOMINGO?

Escribe: Ramón Arriagada

Uno de los personajes de Mafalda  reflexiona… “La vida, no debería echarlo a uno de la niñez, sin antes conseguirle un buen puesto en la juventud”;   grafica muy bien los temores de los jóvenes del Chile  de nuestros días.La incertidumbre por el acceso y la estabilidad en el trabajo al ingresar al mercado ocupacional.

El voto voluntario ganó adeptos en la envejecida política chilena. Se abrían las posibilidades de rejuvenecer los registros electorales.  Más aún,  en instancias tan preocupantes de bajo crecimiento de la población chilena;  de bajísimos índice de natalidad;  agregado al  aumento de las expectativas de vida y por tanto de los ciudadanos mayores de 60 años.  Siendo así el panorama electoral, la pregunta es  ¿Por qué los más jóvenes no se atreven al asalto final  y a  disputarle el   poder a los adultos?.

La desmotivación de los jóvenes por el poder no es sólo un problema  nacional.  Incluso en Argentina, en las últimas elecciones votaron jovencitos de 16 y 17 años.  Casi la mitad de los  interrogados (Encuesta Unicef),  declaró haber  coincidido con el candidato de los padres.  Declararon los jóvenes argentinos, lo positivo de  tener la posibilidad de votar, pero que su opinión “no es tomada en cuenta por los gobernantes”.  Al referirse a los temas de su mayor preocupación,  indican:  la inseguridad,  las drogas, la falta de trabajo y los temas vinculados a la salud sexual.  Cuando les  preguntaron por los atributos de un  candidato a elegir, la mayor preferencia fue la “honestidad” (64 %) seguido de “confiable”, “preocupación por los pobres” y  “reconocer errores”.  Lo inexplicable es que, muchos no votaron,  por carecer de  cédula de identidad ( 28 %). A las urnas  tan solo llegó el 38 %.

Observamos  con atención el comportamiento de los jóvenes en las próximas elecciones en Chile. Es evidente el no involucramiento en las campañas, ellas siguen siendo cuestiones de adultos. Los brigadistas nocturnos, los ensuciadores de murallas,  de  pegatinas de carteles, llenos de adrenalina, de nuestros tiempos juveniles, ya no volverán.  El binominal no admite competencia ni emociones. Con una Derecha postrada antes de llegar a la meta.  Para que hablar del “Doblaje” y el “Parlamento para Bachelet”, proclamas sin sentido al repetirse los mismos rostros sonrientes,  ahora en elegantes gigantografías.

 

Es evidente que los jóvenes se sienten más atraídos por estar  en medio de las tormentosas  e impacientes mareas  de los  movimientos sociales. Ambiente propicio para transformar la rebeldía juvenil y crecer solidariamente como personas.