An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy902
mod_vvisit_counterAyer1113
mod_vvisit_counterSemanal4968
mod_vvisit_counterMensual21554
mod_vvisit_counterTodos1602533

FERNANDO PAREDES, ALCALDE DE PUERTO NATALES: “NO ESTÁ EN NUESTRO ADN EL TEMA CARBONÍFERO”

Por estos días, la autoridad comunal renueva fuerzas y anhelos para continuar las labores en su tercer período al mando de la municipalidad de la capital de la Provincia de Última Esperanza.

Fernando Paredes cuenta que también ejerció durante tres períodos en Torres del Payne, donde luego de casarse con una torrepaynina, se quedó a vivir y comenzó una carrera de servicio público, primero como secretario municipal, luego como concejal y finalmente alcalde.

Con tono afable y campechano, el “Chico” Paredes se transforma en gigante cuando se trata de defender a su comunidad y los muchos proyectos -los denomina sueños- que tiene para la famosa localidad turística, paso amable y obligado a la Octava Maravilla del Mundo y a la jurásica Cueva del Milodón, destinos predilectos de sofisticados viajeros de los cinco continentes.

Ríe con naturalidad, previo a la respuesta de por qué a los natalinos se les conoce como tirapiedras, un calificativo que podría ser considerado como despectivo, pero que a él le produce hilaridad.

“Hay muchas versiones de eso, pero me quedo con la que dice que había muchas calles de ripio en Puerto Natales y se veía siempre a mucha gente haciendo ‘patitos’ en la playa, a orillas de la costanera”, manifiesta.

A continuación, sus respuestas a la entrevista del suplemento dominical Análisis de Diario El Pingüino.

- Usted tiene una amplia trayectoria como alcalde, ¿cuál es el secreto para contar durante tanto tiempo con el apoyo de la gente?

“El secreto es uno solo: trabajar, trabajar, trabajar, todos los días. Cuando la gente lo ve a uno trabajando y uno la involucra en el desarrollo, cuando conversan con el alcalde y plantean ideas, eso se comienza a materializar, se comienza a ganar credibilidad con la comunidad. Creo que esa ha sido la ecuación, el trabajo en terreno, escuchar a la gente y que ésta se sienta parte. Pero también que los vecinos perciban que lo que conversaron con el alcalde valió la pena, porque se comenzó a ver”.

- ¿Y en esto qué importancia tiene vivir en la comuna?

“Creo que el sentido de pertenencia es importante. Por ejemplo, cuando fui alcalde en Torres del Payne, donde me casé con una torrepaynina, hija de un ganadero, y me puse a trabajar en la municipalidad. Luego nacieron mis hijas y trabajando allá me transformé en un poblador más de la localidad. Fui secretario municipal. Posteriormente, presenté mi candidatura en la primera elección democrática, en 1992. Partí siendo concejal y después, el 96, la gente me dio la posibilidad de ser alcalde”.

- Esa permanencia prolongada también genera anticuerpos. ¿Cómo se lucha contra el desgaste y la rutina?

“La verdad es que en cada período debo reinventarme. Entonces, ahora, para enfrentar este tercer período en la Alcaldía de Natales, presenté un plan de trabajo, propuse sueños y proyectos a la gente, porque podrían pensar que esto va a ser lo mismo y nada cambiará. Hay que tratar de leer el desarrollo de su territorio. Yo me planteé para este período tareas muy grandes. Ahora, yo podría haber dicho no me comprometo a nada y sigo así nomás, pero la gente siente que en este tercer período, si bien es cierto es el mismo alcalde, hay otras metas y están bastante entusiasmados, porque trabajando en conjunto lo vamos a lograr”.

- ¿Qué nuevos proyectos o los que aún no se han concretado le gustaría impulsar?

“Para enfrentar este período hice un plan que se denomina Natales 20/20, que en el fondo expone cuál es el sueño, lo que yo creo que debería ser Natales en los próximos cuatro años, hasta el año 2020. Tengo una propuesta de transformar a Natales en la primera ciudad de Chile libre de perros abandonados, pero para eso debemos trabajar mucho. Eso es lo que estamos empezando a hacer. Ese es uno de los ejes del plan y la gente se entusiasma con estas cosas y dice qué bueno que el alcalde nos haga trabajar. Esto desde el punto de vista comunitario. En lo que se refiere a obras, el centro cultural, que ya está listo el proyecto y ahora debemos empezar a buscar financiamiento, desde enero en adelante. También la piscina temperada semiolímpica, que parte el próximo año, que es otro sueño de los natalinos. La doble pista de acceso a Puerto Natales y cambiar toda la rotonda para que tengamos un buen acceso. La Avenida Última Esperanza, la Presidenta Bachelet se ‘rajó’ con eso y se lo regaló a Natales como una decisión presidencial y se construirá el próximo año, es el acceso al hospital, la circunvalación y el rodoviario. Esa es la Avenida Última Esperanza, un proyecto que representa una inversión cercana a los $ 7 mil millones y que se hará por decisión del Ejecutivo. Partimos con el pie derecho. Asimismo, le pedí a la Mandataria que pavimenten 10 kilómetros del camino hacia la Cueva del Milodón y como teníamos el proyecto hecho, aceptó y ya se llamó a licitación. Entonces, tenemos desafíos importantes que se van a cumplir dentro de los próximos cuatro años”.

- El plan de desarrollo comunal a veces choca contra otras miradas de lo que se debe hacer. ¿Cómo lo compatibiliza?

“Claramente pasa eso en ciudades como la nuestra, que empiezan a desarrollarse bajo un eje bien centrado. Nosotros tenemos identificadas prioridades que están planteadas en el plan de desarrollo comunal y también tenemos uno en el ámbito turístico, en conjunto con la Municipalidad de Torres del Payne, es el primero de carácter provincial de Chile. Hay una prioridad que es turística, otros polos de desarrollo son la pesca y la ganadería. Pero no está en nuestro ADN, por ejemplo, el tema carbonífero, y la región sí tiene como eje estratégico el carbón. Ahí tenemos actualmente un cuello de botella después de empezar a conocer una propuesta de un proyecto en Tranquilo, a doce kilómetros de Natales, que no forma parte de nuestra agenda de desarrollo, pero que igual vamos a tener que analizar y ahí chocamos contra la estrategia regional”.

- ¿Cuál es la ventaja comparativa de Natales respecto de otras ciudades magallánicas?

“Hoy se ve a mucha gente visitando nuestra ciudad, porque el sector privado también ha hecho una inversión importante y eso se ha materializado en que Natales de verdad tiene más de cinco mil camas y eso habla de que el sector privado ha invertido bastante para tener alojamientos de buena calidad. Desde esa perspectiva, muchas personas quieren venir a desconectarse por el fin de semana, de Río Gallegos, de otras ciudades argentinas y hasta de Punta Arenas. Ahora, con el aeropuerto, muchos aprovechan los fines de semana largos. Si a eso le agregamos que también se convirtió en el primer centro gastronómico más importante de nuestro país. Uno tiene que entender que también es gracias al sector privado. El Estado y el municipio construyen obras para mejorar la ciudad, se están produciendo esas sinergias que hacen que Natales hoy día se vea bonito, tiene servicios y se está transformando en el dormitorio del Parque Nacional Torres del Paine, pero también como una ciudad de descanso, donde hay buena hotelería y gastronomía. Por cierto, también el paisaje, que no lo construyó nadie, estamos favorecidos por la mano de Dios”.

- Hay quienes creen que no son incompatibles las faenas mineras con el turismo. ¿Qué opina usted?

“Hoy día estamos embalados trabajando en distintos ejes de desarrollo y no está el tema del carbón. Hay una percepción negativa hoy día en la comunidad y al interior del municipio, porque no conocemos el proyecto cabalmente y porque estamos marcados a fuego por el tema del medio ambiente; fuimos la primera ciudad del país que eliminó las bolsas plásticas. Estamos haciendo poblaciones sustentables y tenemos una certificación ambiental de excelencia. En los colegios se están colocando contenedores soterrados, que han sido todo un acierto. Esto se corona con un relleno sanitario que va a ser el primero de la región”.

- ¿Es posible turismo y carbón?

“Cuando se está trabajando en una línea medioambiental fuerte y aparece un proyecto de este tipo, claramente decimos que van a tener que cumplirse todas las exigencias y tienen que convencernos de que será así. Nosotros vamos a tener que pronunciarnos el 28 de diciembre respecto de este proyecto, pero tenemos bastantes dudas por la falta de información, que aún estamos recopilando”.

- Parece que no es posible una faena extractiva de minerales versus el plan que ustedes tienen diseñado para la comuna.

“Hoy día no encaja en la visión medioambiental que estamos propiciando una faena carbonífera, ni va de la mano con el turismo. Esto nos genera muchas dudas. Si bien es cierto es una prioridad de la región, no lo es de Natales. Eso para ser súper claro”.

- ¿Cómo espera involucrar a la comunidad en la toma de decisiones?

“Nos vamos a pronunciar el 28 de diciembre, pero también entendemos que nuestra decisión no es vinculante y eso es lo lamentable de este tema, da lo mismo si el alcalde, el Concejo y la comunidad lo rechazan. Esto lo votan catorce seremis, que representan a los ministerios, y el intendente. No votan los alcaldes. Esto nos hace rebelarnos contra el centralismo de este país, porque finalmente la legislación no permite la participación directa de los actores comunales”.

- ¿Someterá la decisión a un plebiscito?

“Al final del día, si esto quiere ir a contrapelo de la decisión de la comunidad, no descarto un plebiscito. Ahora, lo que también tenemos claro es que un plebiscito tampoco es vinculante. Por eso estamos comprometidos con hacer participar a los ciudadanos en estos momentos”.

- En estos días previos a la Navidad, en que se renuevan las buenas intenciones, ¿ha mejorado su relación con el Gobierno Regional?

“Sí. Inevitablemente, por el bien de los habitantes de Puerto Natales, uno tiene que saber sobreponer muchas cuestiones políticas. Pasó la elección, la gente me dio su respaldo, y yo inmediatamente me puse a disposición del gobernador y fui a hablar con el intendente Jorge Flies. También conversé con el presidente del Consejo Regional, Miguel Sierpe, y me puse a disposición. Porque esto de estar discutiendo, finalmente es una pérdida de tiempo y sólo se afecta a la comunidad. En una muestra de humildad, luego de un triunfo que fue categórico, me presenté ante el intendente y me puse a disposición de él para trabajar. Le dije, sabe qué más, pasó la elección y ahora me interesa trabajar en beneficio de los habitantes de Natales. Creo que eso se entendió y hoy día estamos abordando una agenda de trabajo que ha sido muy positiva”.

- Durante su última campaña se le vio cómodo como aliado de Claudio Radonich, alcalde de Punta Arenas. ¿Han conversado cómo concretar una alianza estratégica que beneficie a ambas comunas?

“He esperado a que Claudio se siente bien en su sillón de alcalde. Hemos entendido que la única posibilidad de que la región tenga un potenciamiento en su desarrollo es si los alcaldes se ponen a trabajar en conjunto. Con Claudio hemos hecho un compromiso y nos vamos a juntar en Punta Arenas para ponernos de acuerdo en una agenda de trabajo que propicie que lo que pase en Natales tenga un efecto positivo en Punta Arenas y viceversa. Creo que la comunidad se va a sorprender con las muchas cosas que esperamos hacer en conjunto desde el próximo año y que también potenciarán a la región”.

- Muchas veces se pone a Natales y Punta Arenas como antagonistas. ¿Es así?

“No, para nada. Yo creo que es un complemento y ese es el desafío que tenemos con Claudio Radonich, ver la forma de complementarnos. No sacamos nada con hacer competencia si la gente que va a Punta Arenas viene para acá también. El tema es cómo hacemos para atraer a los turistas que vienen desde Brasil, pasando por Ushuaia y llegan al aeropuerto de Calafate. Hay trece vuelos diarios que llegan a esa ciudad. La estrategia sería tratar de que haya vuelos que conecten con Punta Arenas para generar una oferta regional para ese mercado, que no está llegando acá. Eso también requiere un trabajo conjunto con las autoridades argentinas”.