An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy235
mod_vvisit_counterAyer1130
mod_vvisit_counterSemanal2560
mod_vvisit_counterMensual25129
mod_vvisit_counterTodos1862403

IMAGEN DE RADAR DE SATÉLITE SENTINEL 1-B DE LA AGENCIA ESPACIAL EUROPEA CONFIRMA DESPRENDIMIENTO DE GIGANTE ICEBERG

Iceberg A68 desde barrera de hielo Larsen C en Península Antártica,  Territorio Antártico Chileno.

(Punta Arenas)  Conmoción e impacto en la comunidad científica por el desprendimiento del Iceberg denominado A68 de la barrera de Hielo Larsen C.

Hace minutos la agencia espacial europea liberó imágenes de radar en banda C que confirman sin lugar a dudas el desprendimiento de la masa de hielo de más de 5.800km cuadrados.

La preocupación existe en cuanto a que no hay certeza del comportamiento futuro del iceberg en cuanto a si mantendrá su cohesión o se desintegrará mientras navega en los mares australes.

"El iceberg es uno de los mayores registrados y su progreso futuro es difícil de predecir", detalló Adrian Luckman, profesor de la Universidad de Swansea y primer investigador del Proyecto MIDAS, que ha seguido la plataforma de hielo durante años.

"Puede seguir siendo de una pieza, pero es más probable que se desintegre en fragmentos. Parte del hielo puede permanecer en la zona durante décadas, mientras que otras partes del iceberg pueden ir a la deriva hacia el norte, hacia aguas más cálidas", añadió.

Luego en caso de desintegración en partes menores puede constituir una amenaza para el tráfico naviero circundante en especial para la Región de Magallanes y Antártica Chilena, Paso Drake, Islas Malvinas/Falklands, Georgias del Sur, entre otras regiones australes.

El Destino de la Barrera de Hielo LARSEN-C tras desprendimiento de A68

Las zonas Larsen A y B, situadas más al norte de la península, colapsaron en 1995 y 2002, respectivamente.

"Esto derivó en la dramática aceleración de los glaciares que había detrás, con mayores volúmenes de hielo entrando en el océano y contribuyendo a la subida del nivel de los océanos", comentó David Vaughan, experto en glaciares y director de ciencia de British Antarctic Survey.

"Si Larsen C empieza ahora a reducirse significativamente y finalmente colapsa, habrá otra contribución a la subida del nivel de los océanos", añadió.

 

"En los meses y años posteriores, la capa de hielo podría volver a crecer gradualmente o sufrir episodios de más reducción, lo que puede llevar finalmente al colapso", puntualizó Luckman.