An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy303
mod_vvisit_counterAyer1000
mod_vvisit_counterSemanal4637
mod_vvisit_counterMensual30442
mod_vvisit_counterTodos1734547

GOBERNADOR DE U. ESPERANZA RECONOCIÓ QUE ENTREGA DE INFORMACIÓN VERAZ Y OPORTUNA HUBIERA EVITADO EL ATAQUE A LA COMISARÍA

El jefe zonal de Carabineros, general Leonardo Espinoza, ordenó una investigación al interior de la Segunda Comisaría.

El jefe de Zona de Carabineros, general Leonardo Espinoza Vega, ordenó una investigación al interior de la Segunda Comisaría de Puerto Natales con miras a determinar las responsabilidades antes y durante la protesta ciudadana ocurrida el sábado 8 de julio, que derivó en el apedreamiento del cuartel y la quema de un vehículo particular de un carabinero, tras la feroz agresión protagonizada por dos carabineros de franco y un guardia de seguridad, en contra de un grupo de jóvenes natalinos, uno de los cuales se debate entre la vida y la muerte en la Uci del Hospital Clínico.

El jueves, en la ciudad de Punta Arenas, se reunieron el intendente Jorge Flies, el gobernador provincial José Ruiz Santana y el general Leonardo Espinoza para analizar los sucesos de violencia, desde el punto de la salvaje agresión callejera como también el ataque al cuartel de Carabineros.

Ruiz Santana reiteró su rechazo enérgico y categórico al hecho delictual que dejó a cuatro jóvenes lesionados, señalando que algo similar no se puede volver a repetir en una ciudad como Puerto Natales.

Sobre la marcha reprobó las acciones protagonizadas por un grupo de personas que generó daños a un cuartel policial, al edificio de la gobernación provincial, la oficina de Tesorería y en un local comercial privado (pastelería El Telégrafo).

Los daños en el edificio de la gobernación de Ultima Esperanza fueron avaluados en 6,5 millones de pesos. Los ventanales ya están repuestos, como asimismo los del local comercial.

Sobre la manifestación ciudadana del sábado, José Ruiz admitió que los tomó de sorpresa. Si bien estaban en conocimiento que se iba a generar una protesta, jamás se imaginaron la reacción tan violenta que asumiría la población.

Recién pasado el mediodía del sábado, el jefe de gabinete de la gobernación de Ultima Esperanza era informado de la brutal agresión acaecida esa madrugada en el centro de Natales y que afectó a un grupo de jóvenes. A esa hora, el gobernador se encontraba en la localidad de Seno Obstrucción en una actividad de gobierno en terreno. Por ello, José Ruiz recibió la información recién pasadas las 16 horas. Desde ese momento el gobierno provincial comenzó a monitorear la situación.

La información no fue oportuna ni rápida

Consultado a qué atribuye la violenta arremetida contra la comisaría, afirmó que “creo que fundamentalmente falló la comunicación. La entrega de información de manera oportuna y rápida, fue una de las principales dificultades”.

Con respecto a quienes fallaron en suministrar esa información a la autoridad y la población, el gobernador respondió que “las personas que conocían y la manejaban se demoraron en transmitirla hacia la comunidad”, sin precisar a quien se refería.

Ruiz expresó que en este momento se realiza una evaluación del incidente y se trabaja en mejorar los protocolos para reaccionar en forma adecuada ante hechos similares. Específicamente en la entrega de la información de manera oportuna, transparente y rápida ante un hecho inusual.

El titular de la gobernación de Ultima Esperanza añadió que “nosotros nos vamos a preocupar que la ciudadanía se sienta segura, protegida y que sus instituciones cumplan con sus funciones, y si dentro de alguna institución, cualquiera que sea, hay elementos que no cumplen adecuadamente esas funciones tengan las sanciones y castigos que correspondan”.

 

Lo anterior no escaparía a lo sucedido en el Hospital Augusto Essmann de Puerto Natales con Sady Galindo, una de las víctimas de la agresión callejera. Sus padres relataron que pese a tener lesiones graves no fue derivado a Punta Arenas porque había que esperar que existiera otro paciente para que la ambulancia viajara a la capital regional.