An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy330
mod_vvisit_counterAyer1196
mod_vvisit_counterSemanal9871
mod_vvisit_counterMensual22275
mod_vvisit_counterTodos1896613

INACH: 350 POR 385 METROS TENDRÍA EL TÉMPANO DESPRENDIDO DEL GLACIAR GREY

Luego de que se difundiera la inusual fractura sufrida en el milenario Glaciar Grey, en el Parque Nacional Torres del Paine, la comunidad científica expresó su apreciación respecto al fenómeno que ha impactado a toda la población, no sólo en Magallanes, sino en Chile y el mundo.

Según indicó el doctor Ricardo Jaña, glaciólogo del Instituto Antártico Chileno (Inach), el desprendimiento se produjo en un sector denominado “lengua Este”, en el frente del glaciar, y el témpano tiene dimensiones mucho más grandes a las normales.

“Esta es una situación esperada, pero lo más singular y anecdótico es que es un témpano de dimensiones mucho más grandes, lo cual llama notablemente la atención. Esta lengua en el sector Este es un área relativamente confinada y que tiene un frente bastante regular con un ancho del orden de los 800 metros y se encuentra justo al lado de un sector rocoso conocido como ‘la isla’, donde desde allí se ha desprendido este témpano de, aproximadamente, 350 por 380 metros”, apunta el glaciólogo del Inach.

 

Jaña agrega que las imágenes recientes del 2 de noviembre muestran una protuberancia del frente, donde en ambos lados no existe ningún apoyo. Por lo tanto, se transforma en una zona de inestabilidad, lo que probablemente le habría dado la libertad de desprenderse como un gran bloque.

 

Agrega el científico que los témpanos flotantes como éste en un lago, normalmente derivan o son arrastrados hasta un sector de la barra parte Sur. El lago Grey es muy extenso con alrededor de 13 kilómetros de largo, pero bastante angosto, con sólo 9 kilómetros, por lo que este témpano se puede transformar en un obstáculo para la navegación si se disgrega en pedazos más pequeños.

 

Según Jaña, está ampliamente reportado en artículos científicos, que se mostraba una tendencia con un calentamiento regional del orden de los 2º C cada 100 años y el hielo responde a este forzamiento. “Todos los glaciares que derriten al interior de los continentes fluyen, drenan lagos, ríos y van al mar aumentando su nivel medio. Han ocurrido eventos en el pasado en que, por el tamaño de los témpanos y su dinámica, muchas veces se impide el flujo normal de las embarcaciones. En estos instantes, el hielo se ve compacto y consistente, pero se transforma en una amenaza, ya que se desplazará y fragmentará en pedazos menores”, concluyó.